domingo, 19 de noviembre de 2017

La sombra del ruiseñor. Veintisiete poemas y un ensayo. Armando Barona Mesa. Diseño e impresión: El Bando Creativo. Cali, Septiembre, 2017

.
Publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con … 

.
La sombra del ruiseñor
Veintisiete poemas y un ensayo 

Armando Barona Mesa 

Diseño e impresión: El Bando Creativo 

Cali, Septiembre, 2017

78 páginas. 14.0 x 21.5 x 0.6 Cms. 
.

En este libro están, pues, mis nostalgias y los sueños vivificados que se esfumaron por los aires como esos años esquivos que hoy ya no existen. Y se que tampoco existen las épocas ni los personajes que los rodearon, como la mujer del metro en París. Es el mundo ilusorio y diferente de esas otras épocas, que, como en el sueño borgiano, de todos modos siguen girando en el recuerdo y serán siempre las mismas, dentro del ineludible destino fugaz de los seres humanos.
.

.
Click derecho sobre las imágenes para ampliarlas en una nueva ventana. 
Luego click sobre la imagen para mayor ampliación
.

POEMAS

Lo que somos. 9
Canto de primavera en invierno. 11
El hombre y la vida. 13
Siempre el mar. 15
Canto de aniversario. 17
Quinta Avenida. 19
La mujer del metro. 21
Apocalipsis. 23
Circe la maga. 25
La vieja canción. 27
Mi destino. 29
El barón de Nuquí. 31
Miranda-Abril cumple diecinueve años. 33
Antecedente del siguiente poema. 35
El mar envenenado. 37
Historia de un poema al gallo. 39
Mi gallo de colores. 41
Un tango, una copa y la mina. 43
 El maestro. 45
Los tres minutos de un poeta que sueña. 47
Música y olvido. 49
Esfinge de las noches. 51
La muerte de la doncella. 53
El amor y los silencios. 55
Philippe y Juliana. 57
Hermanas. 59
Mi madre como el viento. 61
La muerte al día. 63
Este amigo en el alma . 65
Cachorrito blanco. 67

 ENSAYO

Hambre, violencia y paz. 69
---
16
Lejos un trino.
El ruiseñor no sabe
que te consuela.
17
La vieja mano
sigue trazando versos
para el olvido.


Jorge Luis Borges
---
Nota liminar

¡No estoy viejo!, es un rezongo de casi todos los viejos.

Pero, como dijera el poeta mexicano Salvador Díaz Mirón, “El ave canta, aunque la rama cruja.” De modo que cuando el almanaque se precipita en cascada y uno se asusta con tantos años a cuestas, hay que terminar con la reflexión -que me he hecho tantas veces- de que siempre es un poquito mejor seguir cumpliéndolos, a no cumplirlos.

Y por supuesto se va operando una cierta remodelación intelectual que algunos conocen elementalmente como la madurez, pero que otros, como yo, no pueden dejar de asimilar con el cuento que Borges tituló “El otro”, en que se encuentra, como en un sueño, en la banca de un parque, él mismo transformado en dos personajes con el mismo nombre. Solo que él ya tiene cerca de setenta años y ese otro es él mismo con solo veinte. Se forma un diálogo de reconocimiento de ambos; y al inicio del mismo, Borges el mayor le dice al menor: “Mi sueño ha durado ya setenta años. Al fin y al cabo, al recordarse, no hay persona que no se encuentre consigo misma. Es lo que nos está pasando ahora, salvo que somos dos. ¿No querés saber algo de mi pasado, que es el porvenir que te espera? ”

Bueno, dentro de ese cambio -y conservándose la misma persona- puesto en ese lugar por orden del destino, escribo estos versos que son, básicamente, del recuerdo. Empero, allí están los elementos de la vida que he vivido y estoy viviendo, dibujados con la luz irreal con la que miro y oigo al ruiseñor trinando invisible entre el ramaje de los árboles; y descubro además cómo, a pesar del invierno, puedo sentir el canto de la primavera. Y hasta ver a la “mina” del lunfardo argentino danzando entre nubes de humo, mientras escucho al bandoneón rompiendo la congoja, al violín instalando su alarido casi trágico y al piano volando como las hojas muertas de un amor perdido.

En este libro están, pues, mis nostalgias y los sueños vivificados que se esfumaron por los aires como esos años esquivos que hoy ya no existen. Y se que tampoco existen las épocas ni los personajes que los rodearon, como la mujer del metro en París. Es el mundo ilusorio y diferente de esas otras épocas, que, como en el sueño borgiano, de todos modos siguen girando en el recuerdo y serán siempre las mismas, dentro del ineludible destino fugaz de los seres humanos.
El Autor

-


Lo que somos

Tal vez no fui lo que te dije
Ni lo que me dijiste.
Juntos fuimos lo que no nos dijimos.


Canto de primavera
en invierno

Oí el trino de un ruiseñor
y solo ví su sombra...
...llovía y llovía en la montaña.

Los caminos tenían agua y tierra,
las piedras se desprendían
y el horizonte turbio
del invierno
dejaba ver la escarcha de la vida.

Tantos años que bordean mi existencia
solo dejaron un fanal
de recuerdos.

Pero el ruiseñor volvió a cantar
entre las ramas
y ví entonces las ramas florecidas.

Otro pájaro dejó oír su trino
y otra flor salió de la arboleda.
Era el preludio de la salida del sol
que iluminó las sombras grises
del invierno.

El agua de los caminos
se secó y quedó la tierra húmeda
para recibir la semilla
y bajo el cielo azul brillaron las nubes
blancas como una acuarela...

... La sombra del ruiseñor volvió a cantar
y bajo la fantasía de su canto
volvía a florecer la primavera.
--------------
Nota:

El libro será lanzado por la 
presidida po Adolfo Vera-delgado,
 el próximo 14 de diciembre, a las 6:30 PM en el auditorio de FENALCO.

Harán la presentación las poetas Amparo Romero Vásquez y Betsimar Sepulveda .

-------------

NTC ... ENLACES


NTC … viernes, febrero 14, 2014

Lectura retrospectiva

Selección de poemas de sus

CINCO LIBROS
.
...........


Sobre el ENSAYO Hambre, violencia y paz”:
NTC … 21 de marzo de 2009

 .
--------

Los otros dos libros anteriores de Armando Barona Mesa que publicó El Bando Creativo  ( En Face )
NTC …. 3 de agosto de 2013
----
NTC …  22 de septiembre de 2014
NTC … 19 de febrero de 2015

 ---
Publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con …